ENVOLVENTE OPACA

Principio fundamental del estándar Passivhaus. La envolvente térmica de un edificio ha de ser continua en su totalidad, utilizando para ello el tipo de aislamiento más adecuado para cada parte de dicha envolvente, que pueda garantizar unas prestaciones mecánicas si es necesario, además de las térmicas. El espesor de la envolvente vendrá dado en función del nivel prestacional exigido y las características de conductividad térmica del aislamiento. Para el funcionamiento correcto de esta envolvente es necesario protegerla al viento, mediante elementos como láminas o cerramientos que eviten que el aire pueda pasar entre la capa de aislamiento. El diseño de las uniones del aislamiento también cobra especial importancia para evitar filtraciones del viento, así como una colocación que garantice la continuidad. Interiormente, en climas con mayor valor de presión de aire, es necesario proteger esta capa de envolvente térmica con la estanqueidad al aire interior. Dentro del nivel prestacional, aunque no es un principio Passivhaus, el aislamiento acústico también garantiza el confort del usuario.

Productos de nuestros consorciados dentro de esta familia

Para contactar con el consorcio
¡Dínos hola!