Las casa Passivhaus o casa pasivas, constituyen una tendencia en diseño y ejecución de construcciones basados en obtener máximo confort y máxima eficiencia energética  a través de la ubicación de estas construcciones dentro de un determinado espacio.

Otro aspecto es el seguimiento de cinco principios básicos que aportan el valor añadido en la calidad del aire (debido a la ausencia de infiltraciones no deseadas y la ventilación controlada) como en aislamiento acústico y temperatura constante a lo largo de todo el año, logrando además de un mayor disfrute por sus ocupantes, un ahorro al construir y a largo plazo.

La preferencia de seguir este estándar ya no solo se observa en los Arquitectos e Ingenieros, sino en las personas en general, que al conocer de sus beneficios las colocan como primera opción al escoger nueva vivienda

Hoy día existen variedad de construcciones bajo este estándar en diferentes países, con diferentes condiciones climáticas, cuyos beneficios han sido objeto de seguimiento y estudio, y puestos en contraste con modelos convencionales, resaltando sus beneficios.

Al utilizar materiales no contaminantes y lo amigable de la técnica con el paisaje, permite reducir la contaminación visual del entorno.

Certificar una casa como vivienda pasiva se logra observando fielmente los siguientes principios:

 

 Aislamiento térmico 

Usan elementos estructurales como muros exteriores, cubiertas, suelos y carpinterías que reducen el consumo de energía hasta en un 30%. Aplicando estos componentes se preserva la temperatura interna en los meses más fríos y mantenerla en el exterior durante los más calurosos. 

Dependiendo de la zona a construir, el clima específico en esa zona  y la orientación, se puede usar un espesor del aislante térmico con un grosor de 15 a 20 cm que combinado con la colocación de ventanales de calidad no permitirá la pérdida de calor que se produce al cerrar con elementos de baja calidad. 

Esto repercute en ahorro energético y el desprenderse de artefactos para equilibrar la temperatura.

 

No a los puentes térmicos

 Las juntas que se producen entre componentes de variadas características, ocasionan la rotura de la continuidad de la capa aislante,  generando así y una considerable pérdida del calor concentrado en el interior de una vivienda. Esto sucede en fachadas, paredes, coberturas o cualquier otra zona que limite la construcción con el exterior. Al eliminar estos puentes térmicos  se equilibra la temperatura en el interior de la vivienda, creando mayor comodidad. 

 

Sistema de ventilación 

Se utilizan ventilaciones natural cruzada o recuperadores de calor que distribuyen el aire fresco en el interior, de manera que se prescinde de sistemas de refrigeración, lo cual repercute en la salud de las personas.

 

Estanqueidad 

El sellado perfecto elimina las filtraciones de aire, ácaros, polvo y la pérdida de calor se logra perfeccionando las uniones de los distintos materiales utilizados en la construcción, creando un efecto de estanqueidad efectivo y eficiente.

Actualmente no existe un sistema de verificación de cumplimientos que pueda comprobar que lo proyectado sea lo mismo que lo que se ha ejecutado en la obra. En el caso del estándar Passivhaus esto se logra mediante una verificación con pruebas in situ y la posterior certificación del edificio.

Entradas Relacionadas:

Certificado Passivhaus

Certificado Passivhaus

Ser amigo del ambiente va más allá de la intención, requiere iniciativas innovadoras y acciones exitosas. Passivhaus facilita la consecución de ese objetivo a través de...

leer más