Efectivamente, el Consorcio Passivhaus volvió a sorprender en BB Construmat, como ya hiciera apenas medio año antes en ePower&Building, en Madrid. En Barcelona este grupo de empresas comprometidas con divulgar y promocionar la construcción siguiendo las pautas dictadas por el estándar Passivhaus fue un paso más allá y construyó un ejemplo real de vivienda pasiva que incorporaba, además, tecnologías de internet de las cosas (IoT) para el control de la gestión de la climatización interior, del ahorro energético, etc.

Casa construida por el Consorcio Passivhaus, con tecnología IoT, expuesta en BBConstrumat. La construcción responde a los criterios del estándar Passivhaus.

Esta casa pasiva se alzó en el Future Arena, área creada por BB Construmat, en colaboración con Tecnalia, para experimentar sobre innovación y nuevas tendencias en la construcción. Este área se estructuró en cuatro zonas, una de ellas dedicada a ‘Centros tecnológicos y universidades’, en cuyo apartado ‘Edificio acabado’ se enmarcó la propuesta del Consorcio Passivhaus.

El objetivo de la propuesta era alzar un ejemplo de vivienda que respondiera a los principios exigidos por el estándar Passivhaus, garantizando una bajísima demanda energética, pero al mismo tiempo elevando el confort y la salud de sus habitantes.

El edificio de consumo casi nulo expuesto mostraba las envolventes, los materiales con los que se podía construir, el tipo de instalaciones incorporadas, así como la concepción de sus ventanas, cerramientos y elementos de protección solar.

La casa Passivhaus despertó gran interés entre profesionales y visitantes a BB Construmat.

La muestra de vivienda del Consorcio Passivhaus también integraba soluciones IoT para adaptarlas a las necesidades de los usuarios. Así, se motorizaban en tiempo real estas soluciones conectadas, así como su interactividad con dispositivos capaces de generar autoaprendizaje para anticiparse a las necesidades del edificio y de sus ocupantes. La gestión IoT de la vivienda también permite conocer en tiempo real cuáles son los consumos del hogar.

El paso por esta casa pasiva fue constante y sorprendió tanto a profesionales como a visitantes. Fue un claro ejemplo de cómo la industria de la construcción y sus proveedores ya cuentan con los elementos necesarios para afrontar el reto que supone construir edificios de consumo energético casi nulo (ECCN), de obligatorio cumplimiento en 2018 para edificios públicos de nueva construcción y en 2020 para edificios residenciales.

Integración de tecnología IoT en la casa Passivhaus.

Razones esenciales en el ECCN según el estándar Passivhaus

El Consorcio Passivhaus también estuvo presente en el espacio del Talks Arena, lugar habilitado en BB Construmat para debatir sobre la actualidad del sector, sus tendencias y su futuro.

Antonio Domínguez, director de marketing de Roto Frank España, una de las empresas impulsoras del Consorcio Passivhaus intervino con su ponencia ‘5 razones esenciales en el edificio de consumo casi nulo según el estándar Passivhaus’.

En su intervención, Antonio Domínguez destacó el perjuicio que tiene en la salud propia y en la sanidad pública una mala eficiencia energética en la edificación, además del coste económico que supone. “Los edificios suponen el 40% del consumo de energía final en la Unión Europea”, afirmó. Asimismo, también indicó que el 58% del parque de edificios de España se construyó antes de 1980 y que cinco millones de viviendas tienen más de 50 años.

Dentro de los datos eximidos por Antonio Domínguez resultó significativo el referente a que el uso de calefacción y agua caliente sanitaria en el hogar supone el 19,6% del consumo sanitario del hogar. “El gasto que hacemos en refrigeración y en calefacción, en busca del confort en el hogar, supone un gasto irracional de energía”. Esto conlleva como consecuencia que los estratos más desfavorecidos de la sociedad se vean afectados por la pobreza energética, cuando no pueden hacer frente a las necesidades básicas debido al coste de la factura energética de las viviendas. La innovación es importante, pero el compromiso es mayor”, afirmó Antonio Domínguez.

Hizo mención también a las consecuencias que la calidad del aire tiene en la salud y la afectación que la cantidad de CO2 en las estancias tiene en la capacidad de concentración, tanto en el entorno laboral como en el educativo.

Los cinco requisitos que, según el Instituto Passivhaus, determinan si una edificación respeta o no este estándar, contribuyen a mejorar estas condiciones de salubridad y de ahorro energético:

  • Alto aislamiento
  • Envolvente hermética
  • Ventanas de altas prestaciones
  • Ausencia de puentes térmicos
  • Ventilación y renovación de aire

La ponencia impartida por el Consorcio Passivhaus despertó gran interés entre la audiencia.

Antonio Domínguez recordó que las construcciones que siguen el estándar cada vez son más frecuentes en España y que, incluso, promociones de vivienda de protección oficial están incorporándolo, como es el caso de las viviendas de la torre Bolueta, en Bilbao, el edificio residencial más alto del mundo construido bajo los principios Passivhaus, que cuenta con la subvención del Gobierno Vasco.

Para conseguir estos edificios ECCN, todo debe hacerse siguiendo los requisitos del estándar Passivhaus porque “el usuario ha de tener la certeza de que todas las ventajas que supone vivir en una vivienda de este tipo son reales. En el centro de todo debe estar el usuario”, finalizó Antonio Domínguez.

Fiesta del Consorcio Passivhaus

BB Construmat también dio pie a que los integrantes del Consorcio Passivhaus, clientes de las empresas que forman parte, prescriptores y demás interesados se reunieran en un entorno distendido para encontrarse e intercambiar experiencias o, simplemente, para compartir un buen rato entre amigos y colegas de profesión.

 

Cerca de 150 personas asistieron a la fiesta de organizada por el Consorcio Passivhaus con motivo de la celebración de BB Construmat.

El encuentro tuvo lugar al anochecer del día 23 de mayo, tras la primera jornada de BB Construmat, en el Hotel Gallery de Barcelona. Cerca de 150 personas se reunieron en la azotea del hotel y pudieron disfrutar de la agradable noche barcelonesa al tiempo que compartían sus conocimientos, experiencias e inquietudes en el desarrollo en España del estándar y del propio Consorcio Passivhaus, una iniciativa que se inició hace poco más de dos años y que hoy ya es un grupo de empresas muy a tener en cuenta en la divulgación e implantación de los principios del estándar ante la imparable llegada de los ECCN.

Antonio Domínguez, de Roto Frank España, y Giorgio Grillo, de Deceuninck, se dirigieron a los asistentes al encuentro.

Durante el encuentro, algunos de los impulsores del Consorcio, como Giorgio Grillo, de Deceuninck, Antonio Domínguez, de Roto Frank, o Josep Castellà, de Zehnder, reconocieron la labor realizada durante estos dos años. También se dirigieron a los presentes empresas y entidades que han colaborado con el Consorcio Passivhaus a lo largo de su trayectoria, como Alberto Leal, director comercial de ePower&Building; Pablo Callegharis, de Bimetica, Isabel Larrea, de Asoven PVC y Montse Bover, de First Lego League. Todo ellos animaron a los presentes a continuar impulsando esta aventura, ya certeza, del estándar Passivhaus en España.

De izquierda a derecha, Montse Bover, de First Lego League; Alberto Leal, de ePower&Building; Pablo Callegharis, de Bimetica; Isabel Larrea, de Asoven PVC y Giorgio Grillo.

 

Entradas Relacionadas: