Aislamiento pasivo

por | Abr 6, 2022 | BLOG | 0 Comentarios

El aislamiento de un edificio constituye una de las características de las viviendas pasivas que prometen eficiencia energética.

¿Será un elemento de importancia sin importar el clima presente en el lugar de construcción de la vivienda o edificación?

 

Aislamiento en calor

Al inicio, podría pensarse que al aislar una edificación, nos estamos protegiendo del clima cálido, evitando de este modo que penetre mayor energía térmica del sol.

Al entrar esta energía térmica del sol, se controla y manejada, a través de los sistemas de ventilación que aclimatan este aire caliente, y filtra los gases del interior antes de expulsar al exterior.

Los sistemas de aislamiento de la envolvente del edificio, controlan también el calentamiento excesivo de las superficies exteriores e interiores de la vivienda, permitiendo que la temperatura del aire se sume y equilibre con la inercia térmica de los materiales contenidos en ella.

Si se proporciona suficiente aislamiento a una edificación en un clima caliente, sus habitantes emplean menor energía para mantener su ambiente interno fresco y confortable.

 

Aislamiento en frío

Cuando el clima reinante en la región de ubicación de la vivienda pasiva es frío, las condiciones del aislamiento buscan que no se pierda o desperdicie el calor del interior de la edificación.

El estándar de vivienda pasiva persigue que sus edificaciones funciones conservando el calor interno para que no sea necesario gastar energía en calefacciones, y que estas terminen emanando gases contaminantes.

Dar continuidad en el aislamiento, tomando en cuenta todos los elementos de la envolvente del edificio, garantiza que este sea efectivo. Que no se permitan fugas de calor, resulta de modo especial, y de mucha importancia, cuando el clima reinante es frío.

Si la continuidad del aislamiento y la envolvente del edificio no se dan, aparecen los puentes térmicos por donde se escapa una cantidad considerable de energía.

La pérdida de calor del interior, al entrar en contacto con lo frío del ambiente externo, se condensa produciendo humedad que resulta altamente perjudicial para las estructuras.

 

Otras consideraciones

El aislamiento dentro del estándar de viviendas pasivas, no atañe solo a consideraciones térmicas.

Dentro de las construcciones pasivas, se prevé mantener el interior de las viviendas libres de humedad, por lo que se busca el aislamiento impermeabilizante que mantiene a las estructuras lejos de ser penetradas por agua proveniente de lluvias, nieve u otras fuentes.

Del mismo modo, se le otorga la posibilidad de mantenerlas libres de olores desagradables, contaminación y tóxicos. En los casos que el ambiente externo a la vivienda está contiguo a vías terrestres con alto tránsito de vehículos, esto pasa a tener gran importancia

Un buen sistema de aislamiento también mantiene a las viviendas libres de polvo y suciedad, aportando un ambiente sano y controlado a sus habitantes.

Por todas las consideraciones examinadas en las líneas precedentes, nos permitimos afirmar que el aislamiento dentro del estándar pasivo, nos da la posibilidad de combinar confort y salud en el interior de nuestros hogares.

Mantener un ambiente interno aislado en la vivienda, aporta una disminución en el riesgo de contraer enfermedades. Este riesgo se incrementa por la exposición a los excesos térmicos, como por la entrada de contaminantes,  alérgenos, ácaros y otros irritantes para el aparato respiratorio y la piel.

Admin
Autor: Admin

Entradas Relacionadas:

Tipos de casas ecológicas

Tipos de casas ecológicas

Definir casas ecológicas refiere las viviendas que se encuentran en constante búsqueda de una relación equitativa y de respeto con el entorno, con el uso de materiales...

leer más